Una buena razon para tener menos amigos